Compartir en:

Guía para cultivar tomates en invernaderos

date_range 17 de junio de 2022

El tomate es uno de los alimentos más comunes y versátiles; además, es una cosecha que se puede presentar de manera óptima en climas adversos. Conozca en esta nota una pequeña guía para cultivar tomates en invernaderos y obtener excelentes resultados. 


Cultivo de tomates en invernaderos

El tomate es uno de los productos orgánicos más populares alrededor del mundo. Casi siempre se emplea como ingrediente base en infinidad de preparaciones, pero esto se debe a la versatilidad productiva que se da gracias a una serie de factores relacionados con el cultivo. El tomate es el fruto de la solanum lycopersicum (también conocida como tomatera), una variedad de planta herbácea presente en gran parte de Centroamérica que pudo extenderse a lo largo de todo el mundo debido a que suele adaptarse con facilidad a distintas condiciones atmosféricas. En Agropinos queremos enseñarle cómo cultivar tomates en un invernadero, ya que esta puede ser una buena opción a la hora de decidir qué plantar dentro de este tipo de espacios.

 

Suelo y clima

 

Aunque las tomateras suelen adaptarse a espacios difíciles en los que otro tipo de plantas no lo harían, estas pueden adecuarse mejor si se generan las condiciones más idóneas para su crecimiento. Las heladas son uno de los principales riesgos a evitar, las bajas temperaturas afectan la piel sensible del fruto, por lo que los invernaderos son los espacios más adecuados para sembrar tomates con éxito sin importar el clima que predomine en la región. 

 

Estos son los factores climáticos a tener en cuenta durante todo el cultivo de tomates:

 

- La temperatura: aunque existen distintas medidas óptimas que beneficiarían la producción del tomate, el rango climático necesario debe mantenerse entre los 25 °C y los 12° C sin llegar a estar por debajo de los 7 °C.

 

- La humedad: los tomates suelen necesitar ambientes que no superen el 70% de humedad debido a que esto podría llegar a generarle afectaciones al cultivo.

 

Como lo que se busca es recrear el espacio más idóneo para el crecimiento de tomates, es importante buscar suelos que cuenten con estas características:

 

- El ph del suelo debe ser lo más neutro posible, es decir que la acidez debe estar dentro de un rango de 7 sobre 14. Aunque no es tan fácil mantener un control de esta acidez, emplear durante el riego agua en su estado más puro puede ayudar a neutralizar estos niveles.

 

- La materia orgánica presente en los componentes del suelo debe estar dentro del 2% del contenido total. El compost es un buen método para fortalecer con nutrientes el lugar donde se cultiva el tomate, aunque actualmente existen en el mercado distintos productos para el agro que hacen más eficiente esta labor.

 

Tipos de tomates

 

Existen aproximadamente 25 variedades de tomates que se han producido tanto natural como artificialmente y que responden a las distintas regiones en las que este producto ha sido plantado. Antes de acercarse al proceso de cultivo es importante informarse sobre estas variedades y decidir cuál es el más conveniente a elegir de acuerdo a este tipo de preguntas: 

 

- ¿Qué tan elevada es la producción?

- ¿Qué variedades son más resistentes a plagas y enfermedades?

- ¿Cuáles se adaptan mejor a todo tipo de suelos?

- ¿Cómo es su aspecto? (en términos de color y tamaño)

- ¿Qué sabor tiene?

 

Para el caso de los invernaderos, las especies que más se adaptan a las condiciones que este espacio ofrece son: 

 

- El tomate Caramba: ofrece una gran producción de tomates de gran tamaño en muy poco tiempo.

 

- El tomate Cabrales: también genera una alta producción, pero sus tiempos de crecimiento inicial son más extensos.

 

Marco de plantación

 

El marco de plantación corresponde al espacio que se dispone dentro del invernadero  para la siembra del tomate. Ese espacio es variable, puede ir desde 0,3 m entre plantas y 0,5 m entre filas, todo depende de las características y propiedades específicas del suelo. Las raíces de la tomatera no alcanzan a penetrar el suelo en profundidad debido a que tienen cerca los nutrientes que necesitan, por lo que sin importar el marco de plantación siempre habrá una buena relación entre las plantas que hagan parte del cultivo.

 

Cuánto regar

 

Una tomatera requiere una alta dosis de humedad debido a que la tierra seca podría deteriorar la calidad del cultivo, por tal motivo el riego debe realizarse constantemente. Lo más viable es implementar dentro del invernadero sistemas de riego que se encarguen de proporcionarle a las plantas el agua necesaria dentro de los tiempos más acordes. Es importante tener en cuenta que la dosis de riego va a variar durante todos los meses del año, esto dependerá de las condiciones climáticas y la filtración de líquidos con la que cuente el suelo.

 

En Agropinos tenemos distintos insumos para invernadero que le facilitarán los procesos de cultivo de su plantación. Contáctenos para que pueda conocer nuestros productos y así ofrecerle siempre el mejor servicio. 

Consiga los productos para su cultivo aquí
Suscríbete a nuestro newsletter
Entérate de las noticias del mundo del agro
Agropinos
en linea
Hola, ¿te gustaría recibir más información sobre nuestro servicios? Ingresa tu email y número telefónico para iniciar una conversación